Elegir unos buenos revestimientos es una decisión muy importante. Por eso, es fundamental apostar por materiales de buena calidad. Una de las últimas tendencias es el azulejo rectificado, cuya principal diferencia con el azulejo normal o biselado se encuentra en el acabado de la junta. En este post queremos ahondar en este tema para que puedas diferenciar claramente entre un tipo y otro de azulejos. ¿Son muy diferentes los azulejos rectificados de los biselados?

Azulejos rectificados vs. azulejos biselados

La junta del azulejo es la que marca la diferencia entre ambas opciones. En el caso de los azulejos rectificados, esta se ajusta perfectamente, mientras que en los biselados queda visible. Es decir, los bordes de los azulejos son diferentes para uno y otro tipo.

Los azulejos rectificados tienen un borde que acaba en un corte de 90º, de modo que encaja a la perfección al colocar con otros azulejos, dando lugar a una junta unida y que no se ve. Al no poder percibir las juntas, este tipo de azulejos ofrecen una visión de la estancia muy continua, de modo que las paredes, por ejemplo, se ven como un todo y no se aprecia la presencia de numerosos azulejos.

Por otra parte, los azulejos más convencionales o biselados, tienen un borde que está ligeramente arqueado. Esto hace que los azulejos no encajen unos con otros y se vea el espacio entre ellos. Puede ser adecuada esta opción si lo que se busca es que la junta se utilice como un recurso decorativo más en el revestimiento de estancias como la cocina o el baño, por ejemplo, puesto que da un toque interesante al mismo.

Otra diferencia que merece la pena mencionar, es que los azulejos rectificados requieren de una mayor experiencia para su instalación, puesto que las piezas deben encajar unas con otras perfectamente, de modo que contar con profesionales es muy importante.

Además, como bien sabemos en Cerámicas Santa Cruz, normalmente se utilizan azulejos más grandes si son rectificados, con el fin de crear esa sensación homogénea en el ambiente, mientras que se utilizan más pequeños si son biselados para romper precisamente con esa homogeneidad a la hora de decorar una estancia.