Cada vez es más habitual hacer una reforma en el baño de la casa para cambiar la bañera por un plato de ducha. Esto se debe a todas las ventajas y beneficios que aporta. Por eso, si estás pensando en poner un plato de ducha a medida a un precio asequible pero todavía tienes dudas, a continuación, te explicamos por qué este cambio es una buena idea para el hogar.

Ahorro de agua

El agua es un bien que debemos cuidar, y con el uso de la bañera gastamos una cantidad innecesaria cada día. De hecho, al llenar una bañera, estamos gastando el agua de unas 10 duchas. Al hacer el gran cambio y colocar un plato de ducha en el baño, ahorramos hasta un 90% en el consumo de agua, así como de gas o energía, dependiendo del sistema que tengamos instalado en el hogar.

Más espacio y comodidad

La bañera puede llegar a ocupar una gran cantidad de espacio en el baño. Sin embargo, un plato de ducha puede adaptarse muy bien a la estancia, suponiendo una gran ventaja en los baños que son más reducidos. Al cambiar la bañera por un plato de ducha es posible ganar en amplitud. Además, también será mucho más cómodo en aquellos casos en los que viven en la casa personas con movilidad reducida o mayores, ya que es una opción que permite una mayor independencia y comodidad para ellos.

Una mejor limpieza

Otra de las principales razones para poner un plato de ducha, es que permite una limpieza más sencilla que la bañera. Esto se debe a los materiales en los que está fabricado y que incluyen tratamientos antibacterias y antimoho, lo que evita que se acumule la suciedad y pueda limpiarse más fácilmente.

Ahorro de tiempo

Actualmente, llevamos una vida muy ajetreada y el tiempo es muy valioso. Por eso, nuestra rutina diaria se verá beneficiada en este sentido al darnos una ducha en lugar de un baño. Ahorraremos así mucho tiempo que podemos dedicar a otras actividades.

En Cerámicas Santa Cruz recomendamos tener en cuenta todas estas ventajas a la hora de dar el paso para cambiar la bañera por un plato de ducha.